martes, 17 de noviembre de 2015

3ra VOZ - 3 Mujeres Sylvia Plath

Recuerdo el instante en que realmente lo supe.
 Los sauces perdían su calor,
El rostro en el estanque era bello, pero no era el mío,
Tenía un aire importante, como todo el resto,
Y no veía más que peligros: palomas, palabras,
Estrellas y lluvias de oro
— ¡concepciones, inseminaciones! —
Recuerdo un ala blanca y fría.
Y el gran cisne, con su mirada terrible,
viniendo a mí, como un castillo, de río crecido.
Hay una serpiente en los cisnes.
Ella resbaló cerca de mí; su ojo contenía un mensaje sombrío,
Vi el mundo en ella
—pequeño, mezquino y sombrío.
Cada pequeña palabra enganchada a otra, los actos a los actos.
Algo había brotado de ese día cálido y azul.
No estaba lista.
Las nubes blancas se precipitaron.
A los cuatro sentidos.
Ellas me descuartizaron.
No estaba lista.
Carecía de respeto.
Creía poder negar las consecuencias.
Pero ya era demasiado tarde.
 Era demasiado tarde, y el rostro se tornó más nítido, amoroso, como si yo estuviera lista.

Pero ya era demasiado tarde. 
-http://files.bibliotecadepoesiacontemporanea.webnode.es/200000099-828d283874/Sylvia%20Plath%202.pdf
-https://www.cubanet.org/tag/asesinatos/